«

»

dic
27

La avalancha de la deuda, el peligro para la libertad, la prosperidad y la democracia

Laavalanchadeladeuda

Fuente: Directivos y Empresas.

El mercado español del libro y, en general el mundo de la economía y la cultura, tienen a un nuevo vástago. Su nombre es La avalancha de la deuda y sus autores, Bert Flossbach y Phillip Vorndran. Bajo el sello de Unión Editorial y con un estudio introductorio escrito por un servidor de ustedes y Marion Mueller, los autores explican la crisis del euro, la situación de Europa y cuáles son las claves para resguardarnos frente a la pérdida de poder adquisitivo. Todo ello desde un punto de vista divulgativo y con una prosa clara y sencilla.

Este libro, La avalancha de la deuda. Un peligro para nuestra democracia, nuestra prosperidad y su fortuna,  se publicó originalmente en Alemania en 2012. Dado el éxito de audiencia literaria y los contenidos que difícilmente están explicados y resumidos en otras partes, decidimos comprar los derechos y publicarlo en España para disfrute, entretenimiento y discusión de los lectores de habla hispana.

El libro se estructura a través de dos ejes temáticos: por un lado, la crisis económica y, por otro lado, la crisis institucional europea. Muchos de los actuales problemas económicos e institucionales vienen de muy largo, concretamente de los cambios experimentados por el dinero, la banca central y la intervención de los gobiernos en la economía.

En este sentido, el divorcio entre el valor del dinero y el valor de los bienes y servicios de una economía es uno de los catalizadores de la actual crisis; catalizador que todavía perdura mientras los Bancos Centrales siguen aumentando la oferta monetaria sin que se corresponda con una creación adicional de bienes y servicios.

La explicación de las causas de la actual crisis también incluyen las clásicas razones que se han esgrimido en montañas de libros de los últimos años. Los autores abordan estas causas –política monetaria extremadamente acomodaticia, tipos de interés reales negativos, asunción excesiva de riesgos por parte de los bancos, creación de vehículos o titulizaciones de altísimo riesgo o malas prácticas de las agencias de rating– desde un punto de vista más pegado a la realidad de mercado, poniendo en contexto la situación y desbancando viejos mitos como los ataques de los “especuladores”.

Mientras en el resto del mundo la crisis financiera de 2007 se superó, en Europa esta crisis se ha reconvertido en una crisis institucional enfocada en el euro. Tras un mal diseño de origen, los problemas latentes del sistema han estallado en un momento de gran debilidad de las economías que se integraron en la Zona Euro sin ser conscientes del coste que suponía ser miembro de un club tan exigente (en su origen) como la moneda única.

En este momento, la viabilidad del euro es cuestionable a juicio de los autores. Los esfuerzos que se han hecho de rescate a la banca y a los Estados se han hecho basados en el ahorro del contribuyente alemán y en la máquina de hacer dinero. Los países receptores de ayudas no tienen incentivos a mejorar su situación ni tampoco a ponerse en cabeza del crecimiento económico. Saben que, si en otro momento vuelven a tener problemas financieros, estará Alemania, los contribuyentes alemanes y el BCE para rescatarles. Por tanto, se está dando en Europa una situación de “riesgo moral” de manual.

El futuro del euro se está encaminando hacia una unión política, además de una integración institucional más avanzada en la que los Estados nacionales ceden parcelas crecientes de soberanía. Así, se han creado nuevos reguladores y nuevas leyes centralizadoras del poder político en Bruselas. La unión bancaria, la unión de reguladores de los mercados financieros y, en última instancia, la unión fiscal conformarán la arquitectura de la nueva Zona euro.

Tanto Flossbach como Vorndran advierten de los peligros de esta concentración de poder en torno a las instituciones comunitarias, lo cual supone un peligro muy serio para la democracia. Los políticos y los gobiernos nacionales, elegidos por la soberanía nacional, dan paso a unos organismos formados por burócratas que nadie ha elegido y cuya distancia a la ciudadanía crece cada día más.

La negativa de la gran mayoría de los gobiernos a recortar su gasto y, por tanto, recortar su peso en la economía y, por otro lado, la situación precaria de las finanzas de los bancos, ha llevado a una política monetaria fuertemente expansiva. La creación de crédito que cubre a anteriores créditos está haciendo subir de forma exponencial la deuda pública.

En este sentido, la “huída hacia delante” de los gobiernos y los bancos tiene como consecuencia la puesta en marcha de dos procesos poderosos y destructivos: la deuda y la inflación. En este momento, el proceso más evidente y más peligroso es la deuda, la cual crece sin control. En un segundo estadio vendrá un proceso inflacionario, el cual ya se está manifestando en los mercados financieros hacia los que han basculado las ingentes cantidades de liquidez suministrada por los Bancos Centrales.

<<Deuda>> e <<Inflación>> son, por tanto, las claves de nuestro futuro. Sólo con el diagnóstico no es suficiente para afrontar dicho futuro. Los pasos a dar tienen que ir encaminados a proteger nuestro patrimonio frente a estos dos fenómenos, los cuales minan de forma silenciosa la renta disponible.

El lector podrá descubrir en La avalancha de la deuda una guía de cómo construir una cartera de inversión o cómo distribuir la riqueza de forma que esta quede protegida frente a la acumulación de deuda o frente a la inflación. Invertir en renta fija corporativa, suscribir un fondo de pensiones o poner un porcentaje en oro son alguna de las ideas que los autores desgranan en la parte final del libro.

En suma, La avalancha de la deuda constituye un referente notable para aquellos lectores inquietos con la situación económica y que quieran aprender qué hacer con los ahorros para no perderlos y obtener la mejor rentabilidad posible. Sin duda, un buen regalo para Navidad disponible en librerías, grandes almacenes y Amazon.

Javier Santacruz.