«

»

dic
22

La Revolución Libertaria

puño-fuerzaLos comunistas del siglo XXI están tristes, porque han perdido algo que era parte de su esencia: la etiqueta de la Revolución. Después de un siglo de experimentos fallidos, es difícil contener la carcajada cuando el aprendiz de dictador con camiseta del Che de turno te impele a hacer una Revolución. Recordemos el significado del término: «Cambio rápido y profundo susceptible de producirse en cualquier cosa existente».

Analicemos la situación. Nacemos y crecemos en un sistema donde un Estado mastodóntico, manejado por un grupo reducido de personas, busca imponer en los demás su particular forma de entender la Ética y la Moral. ¿En serio supone un cambio profundo sustituir a un grupo reducido de planificadores centrales que gozan leyendo a Milton Friedman, por un grupo de planificadores centrales que suspiran leyendo a Marx?

Ver al comunista de hoy hablar de Revolución es tan anacrónico que hasta provoca cierta hilaridad. Los comunistas han perdido el derecho a emplear dicha palabra. Hoy en día, el único cambio realmente profundo en la sociedad a nivel político y económico, la única transformación que de verdad puede ser considerada un «cambio», es la que habla de reducir el Estado, no de aumentarlo. La que apunta hacia una sociedad sin Estado como última parada, y no la que apunta hacia un Estado totalitario que pretende controlarlo todo.

Los comunistas tuvieron su oportunidad en el pasado. Guste o no guste, es una verdad inapelable. Hoy en día, los únicos que pueden presumir de tener un programa realmente revolucionario, no son otros que los Libertarios.

3 comentarios

Sin pings

  1. Ignacio Pablo Rico Guastavino escribió:

    Escribía Albert Camus que todas las revoluciones modernas acabaron por robustecer el Estado. ¿No es ya hora de invertir la orientación de los procesos revolucionarios?

    Excelente reflexión, Juanma.

  2. Carlos J Saiz escribió:

    ¿El movimiento libertario es revolucionario? ¿Es brusco el cambio que se propone?

  3. Ignacio Pablo Rico escribió:

    Carlos, la Escuela Austriaca, como sabes, propone una evolución no gradualista, sino radical, en lo que respecta a la privatización de los bienes y servicios del Estado. Eso la convierte en una escuela revolucionaria. Ahora: libertarismos hay muchos…

    Un abrazo.

Los comentarios han sido desactivados.